Teléfono

Llamé a un servicio del Gobierno. La persona por la que debía preguntar era Soledad. Como ya había hablado con ella otras veces, marqué su número directo. Al otro lado del teléfono me contesta una voz suave de mujer. Creyendo que se trataba de Soledad dije:
– ¿Aló, Soledad?
– No, Esperanza -me contestan al otro lado del teléfono. Extrañada, me quedé callada un momento e insistí:
– ¿Soledad?
– No, Esperanza, pero le doy altiro con Soledad.
– No, no se preocupe -dije rápidamente y corté.

Me puse a pensar, a pensar.

Anuncios

Un comentario »

  1. Jajaja. Muy liniers. Él lo podría ilustrar. Saludos.

    Responder

Pase y comente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: